Archivo de la etiqueta: Tiempo

¿Qué son los movimientos?

¿Qué son los movimientos?

Photo by Daria Shevtsova on Pexels.com

Además de las dos clases de movimientos que existen: el repulsivo y el atractivo existen otros movimientos.

Siempre que he escrito sobre los movimientos me he referido al movimiento repulsivo de la expansión y al movimiento atractivo de los espacios galácticos que son los espacios-tiempos.

Además en nuestro espacio galáctico existen otros movimientos como son los provocados por los seres vivos, ya sea actuando por cuenta propia o provocados por otras existencias, y los movimientos materiales y energéticos que también sufren constantes adaptaciones.

Movimientos adaptativos

A todos estos últimos movimientos descritos les he puesto el nombre de movimientos adaptativos. Ya que únicamente en los espacios-tiempos se sufren constantes adaptaciones, gracias a que en estos espacio existe el tiempo.

Son movimientos adaptativos porque tratan de adaptarse al espacio de existencias atractivas donde existimos, bien sea por cuenta propia o no.

Estas acciones o movimientos son producidos en una lucha contra la sincronía del tiempo. Movimientos que alteran momentáneamente a la existencia y al propio tiempo en cada momento en que se producen. Pero estos movimientos no pueden vencer al tiempo ya que el tiempo está en todos los espacios galácticos y es un orden muy poderoso. 

Estos movimientos y sus constantes luchas contra el tiempo permite que a través del tiempo se formen permanentemente nuevas adaptaciones. Aunque a estas adaptaciones también se las podría llamar evoluciones, ya que son adaptaciones evolutivas.

Movimientos inadaptativos

Esos movimientos contra el tiempo en realidad son acciones y movimientos inadaptativos porque cada existencia que actúa o se mueve contra el tiempo, ya sea por cuenta propia o inducidos por otras existencias, tratan de inadaptarse al tiempo. Aunque después de esa lucha momentánea contra el tiempo todo se adapta al tiempo porque es el orden del tiempo el que domina.

Por ejemplo: cuando nos movemos o actuamos, aunque lo hagamos con los movimientos más leves posibles, o llámense acciones más cortas posibles, siempre nos moveremos o actuaremos en contra del tiempo. Pero después de cada una de esos movimientos o acciones en cada mínimo lapsus de tiempo, el tiempo nos obliga a adaptarnos a él. O sea que cada uno de esos mínimos movimientos o acciones es una lucha constante contra el tiempo para luego dejarnos vencer por el propio tiempo. Y qué ganamos con eso, pues evolucionar o adaptarnos constantemente a una nueva mínima adaptación que apenas varía en tan mínimo corto tiempo.

Todas esas luchas constantes contra el tiempo, a la larga, después de muchas generaciones de existencia, da su frutos. Acciones que por ejemplo han permitido que la evolución humana sea como es.

¿Qué son los movimientos?

Esa lucha constante humana contra el tiempo es lo que permite que la humanidad evolucione. Los demás seres vivientes no humanos también luchan contra el tiempo, pero el propio tiempo les impide evolucionar como los humanos porque todo evoluciona como orden enlazado a otros unos órdenes en lo que unos órdenes evolucionará más que otros, órdenes que significan matemáticas y la evolución viviente, al igual que todo lo demás, depende de su propio orden y de los órdenes de lo demás. Al final es el tiempo, con su gran poder, el que permite que evolucione cada evolución como tiene que evolucionar. Si la evolución humana no fuese la correcta el tiempo la corregirá con el tiempo.

Y esto es así porque el tiempo es un poderoso orden que impone orden a todo lo que existe en el espacio universal donde existe como tiempo. Y la matemática del tiempo controla todo lo evolutivo y todo lo adaptativo para que todo evolucione y se adapte como matemáticamente debe de evolucionar y adaptarse. Al final es el propio tiempo el que decide que evolución debe evolucionar y como debe evolucionar.

El tiempo nos induce a que seamos como somos

Nunca podremos movernos más de los que nos permita el tiempo por ejemplo a la velocidad de la luz ni tampoco a velocidades muy inferiores a la de la quietud de la materia. Estamos adaptados a movernos a nuestra velocidad de adaptación y conforme a ello viviremos los años que nos permita esa adaptación. Si estuviésemos adaptados a existir con la velocidad de adaptación de un árbol milenario podríamos vivir mil años, los mismos que vive un árbol milenario.

Nuestra adaptación humana nos ha adaptado física y psíquicamente a ser como somos, y conforme a esa adaptación viviremos normalmente los años que nos permita vivir esa adaptación.

Por eso actuamos y nos movemos a la velocidad que nos permite nuestra adaptación humana.

Todo lo que existe es una adaptación adaptada a ser lo que es, y eso es una lucha contra el tiempo. Por mucho que trate de adaptarse alguien a una adaptación diferente, si esa adaptación no tiene continuidad en el tiempo a través de otras adaptaciones esa adaptación habrá fracasado.

La humanidad evoluciona a través del tiempo. Gracias al tiempo todas las adaptaciones humanas han podido evolucionar en otras adaptaciones más evolutivas. Toda evolución es una lucha contra el tiempo en el que el tiempo es el que gana siempre y decide.

Distorsión del tiempo y de la masa

Si una nave espacial viajase a una gran velocidad como la de la luz, tanto la materia de la que está hecha la nave como sus tripulantes envejecerán menos ya que el movimiento de la nave espacial distorsiona el tiempo y la masa. Pero, también a una velocidad lenta se distorsiona el tiempo y la masa. Por ejemplo los movimientos lentos de los árboles milenarios es una lucha lenta contra el tiempo, ya que estos árboles viven más años que los seres vivos que nos movemos más rápidos.

Esto quiere decir, que todos los movimientos, sean muy rápidos o muy lentos, alteran al tiempo ya que el tiempo es una sincronización del movimiento de la existencia. La cual al actuar como movimiento sobre el tiempo distorsiona la sincronización de sus existencias, y eso significa distorsionar sus masas y la sincronización del tiempo. Aunque al final de esas distorsiones toda existencia no tiene más remedio que adaptarse a la sincronía del tiempo, ya que todo lo que rodea a esas existencias es el tiempo.

Lucha contra el tiempo

Es decir, que ya sea una nave espacial viajando a la velocidad de la luz o cualquier ser viviente o una montaña, o sea lo que sea, son adaptaciones que se distorsionan al tiempo, o llamase lucha contra el tiempo. Y como adaptación que lo es todo, al final absolutamente todo no tiene más remedio que adaptarse al tiempo. Ya que nada puede obligar a que sea el tiempo el que se adapte a sus adaptaciones.

El tiempo no cambia, son las adaptaciones las que cambian inadaptándose al tiempo pero sin poder dejar de adaptarse al tiempo.

Distorsiones dinámicas

Las distorsiones o luchas contra el tiempo nunca inducen al envejecimiento sino al rejuvenecimiento.

Se viaje a la velocidad de la luz, a la velocidad de una tortuga o a la velocidad que sea, eso es una lucha contra el tiempo que distorsiona la masa al desconectarse ésta de la sincronización normal del tiempo. Realmente el tiempo no actúa en nada, son las propias adaptaciones que se han adaptado a envejecer o transformarse al ritmo que les impone la adaptación del orden al que pertenece. El tiempo es el movimiento rítmico que se ha formado en los espacios-tiempos y los envejecimientos o transformaciones de todo lo que existe en los espacios-tiempos son adaptaciones conforme las hayan adaptado el orden al que pertenecen que lógicamente se han adaptado al movimiento producido por el espacio-tiempo, eso es la matemática universal.

El tiempo es el mismo para todos

El tiempo es el mismo para todo, envejece a todo al mismo par, al mismo ritmo dinámico, lo que cambia son las adaptaciones dinámicas de las existencias. O sea que si yo estoy adaptado a envejecer o transformarme como persona envejeceré o me transformaré como persona y lo que esté adaptado a ser piedra envejecerá o se transformará lentamente como piedra.

La materia envejece más lento porque la lentitud evolutiva de la masa material pertenece a una adaptación lenta.

Es verdad que una nave espacial viajando a una gran velocidad altera su masa en el llamado espacio-tiempo y a cuanto mayor velocidad viaje mayor será la transformación de la masa de la nave. Pero también es verdad que todo lo que se mueva, ya sea por cuanta propia o producido por otra existencia, ya sea actuando o moviéndose a la menor velocidad posible también altera su masa; y aún más la alterará si esa acción o movimiento es permanente. Y eso es lo que sucede con todas las evoluciones, como la material o la viviente, llevan tantísimo tiempo actuando y moviéndose permanentemente contra el tiempo, que han conseguido alterar su masa evolutiva a una velocidad adaptativa propia.

Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrado en Safecreative

Más en http://evolucioninteligentesinfin.com

y en http://salvadorsanchezmelgar.com

Viajar en el tiempo

Viajar en el tiempo. Pixabay.com

                                                Viajar en el tiempo

En este artículo intentaré demostrar porque no se puede viajar al pasado como materia pero sí al futuro. He dicho como materia porque supongo que un medio inmaterial como el de la información sí que podría viajar al pasado ya que lo que ha sucedido puede estar registrado como información en algún sitio inmaterial.

Todas las adaptaciones físicas y psíquicas impiden los viajes al pasado puesto que una adaptación evolutiva de una época no puede trasladarse a otra adaptación evolutiva que ya se produjo en otra época, eso sería como quitar una escala evolutiva matemática de una evolución matemática que está evolucionando como jerarquía matemática.

Ya sea como vida,  como materia o como lo que sea nada puede viajar a ninguna época pasada ni siquiera al más mínimo tiempo posible. No se puede viajar al pasado pero si al futuro a través de un menor desgaste físico producido al viajar a una mayor velocidad. 

Viajar al futuro sería como apartar a algo, mediante una velocidad superior,  de su adaptación a una velocidad constante producida por el espacio-tiempo.

Todo es una adaptación y como adaptación que es todo nada puede trasladarse a cualquiera época pasada porque ya se ha producido esa adaptación pero sí que se podría viajar al futuro, a otra nueva adaptación, en el mismo momento en que se produzca esa nueva adaptación. No se podría viajar a un futuro que no se pueda producir pero sí a un futuro que se producirá. 

El hecho de que viajando por ejemplo a la velocidad de la luz se puede acceder al futuro, según lo expuesto sobre los hermanos gemelos de Einstein, demuestra que se puede viajar al futuro a través de una adaptación lenta producida en algo en el espacio-tiempo a través de la velocidad.

El tiempo se produce mediante un ritmo dinámico producido con gran sincronización dinámica gracias a que todo se expande a un ritmo dinámico muy uniforme, uniformidad que lo aprovecha todo para transformarse todo a un mismo ritmo dinámico, debido a que todo posee su propia identidad propia. Todo posee su propia identidad según lo dijo Einstein cuando se refería a la velocidad de la luz, la del tren y a la quietud de los observadores. Einstein dijo que todo posee su propio movimiento y su propio tiempo excepto lo que está quieto, luego se comprobó que era verdad que todo posee su propio movimiento y su propio tiempo, y lo de la quietud de los observadores se sabe que nada puede estar quieto ya que todo se mueve sin cesar. O sea, que si todo posee su propio movimiento y su propio tiempo como está comprobado todo posee su propio espacio con su propio movimiento y su propio tiempo, por tanto todo posee su propia existencia dinámica lo que significa que todo posee su propia identidad propia.

Con lo cual el tiempo se produce de manera individual en todo ya que todo posee su propia identidad propia. Tiempo producido por un movimiento muy sincronizado que producirá en todo una transformación muy uniforme. Un movimiento muy desincronizado, o sea muy alterado, no puede producir el tiempo, solo podría producir destrucción. Un movimiento muy sincronizado y muy veloz como el de la luz producirá en algo que viajara con la luz un desgaste más lento que el producido al ritmo normal producido en el espacio-tiempo. Una velocidad de desgaste menor que la producida por la velocidad del espacio-tiempo tendría que producir un desgaste o envejecimiento mayor lo que sucede es que todo está adaptado como mínimo a la velocidad producida por el espacio-tiempo que es la velocidad que posee la expansión, y moverse a una velocidad inferior a esa sería apartarse del ritmo dinámico del tiempo que hace que exista la materia y todo lo que existe, apartarse de ese ritmo dinámico llamado tiempo sería destruirse, por eso todo lo que está formado está formado como tiempo.

Para darle tiempo a algo a envejecer de una manera lenta, ha de poder existir con menor desgate que el producido por el espacio-tiempo pero teniendo en cuenta que este algo tendría que viajar a una velocidad constante superior que la producida por el espacio-tiempo.

Hay algo que sí que puede viajar al pasado, y es así porque no posee materia por tanto no puede pertenecer al tiempo, ese algo es la información. La información solo puede existir como orden matemático, ningún tipo de información se puede catalogar como información si no pertenece a un orden matemático ya que la información para ser información tiene que ser un orden y un orden es matemáticas. 

Las existencias individuales más pequeñas posibles por el hecho de existir ya es información. Todo lo que existe es información por tanto todo es matemáticas.

Existen cúmulos inmateriales compuestos de información llamados almas que pueden viajar al pasado o al futuro, pues esas almas no existen como tiempo, con lo cual no ocupan lugar. La información puede viajar al pasado y al futuro porque la información pertenece a otro orden distinto a la de la matemática del tiempo.

Si con los medios adecuados, a través de la información,  pudiésemos visitar el pasado éste no se podría cambiar porque eso sería cambiar un pasado que ya ha sucedido. Visitar el futuro para cambiarlo no tendría ningún misterio puesto que siempre que se pudiese visitar el futuro siempre se cambiaría.  Por tanto el futuro solo existe como algo que tiene que suceder, y que sucede siempre que se visite porque el hecho de visitarlo ya produce un nuevo futuro.

Todo lo que existe en el espacio tiempo está formado por la matemática del tiempo que es una matemática evolutiva adaptativa universal. Nada de lo que existe en el espacio-tiempo puede trasladarse a otra época pasada porque otra época pasada pertenece a otra adaptación de la misma adaptación, a otra evolución de la misma evolución a otra escala jerárquica de la misma jerarquía a otra matemática de la misma matemática.

Lo voy a explicar de otra manera: Todo es movimiento como está demostrado por eso nada tiene presente porque nada puede permanecer el más mínimo tiempo quieto puesto que todo se mueve sin cesar, por eso nada puede poseer un lugar-existencia permanente, nada puede existir como lugar-existencia ni el más mínimo instante, ni como tiempo, ni como velocidad, ni como distancia, ni como espacio ni como dimensión. O sea que todo existe como algo que se adapta pero que no puede existir como adaptación el más mínimo tiempo posible puesto que todo se mueve sin cesar. Y esa forma de existir solo es posible si todo es un orden, si todo es una matemática universal en la que coexisten matemáticamente el tiempo, el movimiento, la evolución, la adaptación, etc. porque todo es más o menos lo mismo movimiento hecho existencia, o la nada en movimiento. Las adaptaciones que se producen en la matemática del tiempo no pueden permanecer quietas porque todo se mueve sin cesar conforme a un orden. Con lo cual todo es una adaptación, evolución o presente que cambia constantemente de adaptación, evolución o presente puesto que todo se mueve sin cesar pero con orden. 

El orden matemático de la información posee de forma inmaterial toda la información de lo que sucedió en todo el pasado universal pero no puede cambiar el pasado porque el pasado ya sucedió pero sí puede cambiar el futuro cada vez que lo visite, provocando con esa visita otro futuro, pudiendo así crearse infinitos futuros distintos pero solo puede suceder un mismo futuro.

Si pudiésemos viajar unos mil años hacia el pasado y pudiéramos convivir con alguien del pasado nos daríamos cuenta que mental y físicamente estaríamos a otro ritmo adaptativo y evolutivo más rápido y nos costaría mucho adaptarnos a esa evolución y aún más cuanto más lejana fuese la época que visitemos. Lo mismo sucedería si viajásemos hacia el futuro, pero en este caso sufriríamos nosotros unas adaptaciones más lentas y no los del futuro ya que los del futuro habrán evolucionado más que nosotros. En muchas especies vivientes no humanas podría ser lo contrario, ya que sus evoluciones no evolucionan como la humana. 

En esa convivencia con los del pasado se nos notaría que poseemos más facilidad de palabra y pareceríamos más inteligente porque estamos adaptados a una evolución superior. Pero eso no sería lo malo, lo malo sería que a la vez que hemos evolucionado más también los de esa época  han evolucionado aunque lógicamente menos que nosotros. Nada seríamos igual, comparando una época con otra, ni como respiramos, olemos, oímos, sentimos, vemos o pensamos.  Nuestros antepasados al estar adaptados a vivir en otra época y con otras adaptaciones vivientes tendrían otras constituciones adaptativas, otras formas de ser, otras genéticas, etc.

La misma evolución es una matemática que impide que una matemática evolutiva de una época distinta participe en otra evolución de otra época distinta ya que matemáticamente no concordarían. No podría una escala jerárquica ocupar un lugar jerárquico que no le corresponde. 

Autor: Salvador Sánchez Melgar

http://evolucioninteligentesinfin.com

http://sudokusycrucigramas.blogspot.com

http://articulosnuevos.blogspot.com

http://ideasnuevas.wordpress.com

Registrado en Safecreative